Blogia
ONU global

Refranes

Dice la introducción: “Breve y muy docta introducción a esta magnífica selección de perlas de sabiduría popular en la que se refuta la idea  de que los refranes siempre dicen la verdad”. Está publicado por  Oceano Travesía e ilustrado por  Alejandro Magallanes.

Bien, pues discrepo en la mayor:

Pienso que los refranes no buscan “decir la verdad” si no proporcionar PAUTAS DE COMPORTAMIENTO que han dado resultado en muchas ocasiones.

Es muy diferente  una y otra interpretación.

Y, ¿cómo es que hay refranes que aparentemente son contradictorios?. Pues porque las situaciones no son únicas, de forma que en ocasiones se acierta actuando de una forma y en ocasiones se acierta actuando de otra… o simplemente la suerte, el azar, o el “pasaba por allí” hacen el resto.

No juzgues a un libro por su cubierta

Por las plumas se conoce al ave.

Al que madruga, Dios lo ayuda

No por mucho madrugar amanece más temprano.

Al que no habla, Dios no le escucha

En boca cerrada no entran moscas

El que la hace la paga

Pagan justos por pecadores

Quien ríe el último, ríe mejor

El que pega primero, pega dos veces.

Más vale malo conocido que bueno por conocer

El que no arriesga, no gana

Arrímate a los buenos y serás uno de ellos

Árbol que nace torcido, nunca su tronco endereza.

Crea fama y échate a dormir

Camarón que se duerme se lo lleva la corriente

Desgracia compartida, es menos sentida

Mal de mucho consuelo de tontos

Pero, ¿Y cómo saber si he de “madrugar” o no?; podríamos parafrasear aquel dicho u oración:

«Dame fuerza para madrugar,  dame paciencia para seguir en la cama ... y dame inteligencia para saber cuándo debo hacer una cosa o la otra».

¿no?.

Decidir es lo que tiene.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres